Inicio Euskara Castellano

Inglés

Más de lo que creemos.…(2)

El Señor Jesucristo (D)

9.- Su Segunda Venida: Creemos que la Segunda Venida de Cristo será personal, premilenaria e inminente (1Corintios 15:51-52); que tendrá como objeto inmediato el arrebatamiento de los redimidos en las nubes para estar siempre con el Señor (1 Tesalonicenses 4:13-17); que después de un período de Gran Tribulación volverá con los santos en poder y gloria para destruir a sus enemigos y establecer Su reino en la tierra sobre el Trono de David para reinar por un período de mil años (Apocalipsis 19:11-21).

Versículos acerca de la doctrina del Señor Jesucristo (su segunda venida)

1Co 15:51-52 He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados. En un momento, en un abrir de ojo, á la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados.
1Th 4:13-17 Tampoco, hermanos, queremos que ignoréis acerca de los que duermen, que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con él á los que durmieron en Jesús. Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron. Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes á recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
Apoc 19:11-21 Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea. Y sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno entendía sino él mismo. Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos que están en el cielo le seguían en caballos blancos, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio. Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes: y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y Señor DE Señores. Y vi un ángel que estaba en el sol, y clamó con gran voz, diciendo á todas las aves que volaban por medio del cielo: Venid, y congregaos á la cena del gran Dios, Para que comáis carnes de reyes, y de capitanes, y carnes de fuertes, y carnes de caballos, y de los que están sentados sobre ellos; y carnes de todos, libres y siervos, de pequeños y de grandes Y vi la bestia, y los reyes de la tierra y sus ejércitos, congregados para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue presa, y con ella el falso profeta que había hecho las señales delante de ella, con las cuales había engañado á los que tomaron la señal de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego ardiendo en azufre. Y los otros fueron muertos con la espada que salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo, y todas las aves fueron hartas de las carnes de ellos.

d) - El Espíritu Santo - Creemos que la persona del Espíritu Santo no es una mera influencia divina, sino Dios eterno juntamente con el Padre y con el Hijo, y que sólo por Su medio y virtud el hombre puede llegar al verdadero conocimiento de Dios (Juan 14:16-17, 26), a la comprensión de Su Palabra y a la apropiación de la obra redentora de Cristo (Efesios 1:13-14; Hebreos 9:14); que redarguye al pecador, regenera el corazón arrepentido y santifica al creyente, en el cual mora como prenda y garantía de su salvación eterna para fortalecerlo en sus tribulaciones, consolarlo en sus pruebas y conducirlo a una vida de obediencia a Dios; que es el único Vicario infalible de Cristo en la tierra.

Versículos acerca de la doctrina del Espíritu Santo

Juan 14:16-17, 26 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: Al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está con vosotros, y será en vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.
Ef 1:13-14 En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud: en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, Que es las arras de nuestra herencia, para la redención de la posesión adquirida para alabanza de su gloria.
Heb 9:14 ¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció á sí mismo sin mancha á Dios, limpiará vuestras conciencias de las obras de muerte para que sirváis al Dios vivo?

e) - El Diablo - Creemos en la existencia y poder operante de un ser personal que se opone a toda justicia (2 Corintios 4:4; Efesios 2:2), exaltándose a sí mismo en contra de todo lo que Dios es y tiene; que es el gran enemigo, tentador y acusador de los santos; que será finalmente echado en el lago de fuego, el lugar de eterno castigo (Hebreos 2:14; Apocalipsis 12:9; 20:10).

Versículos acerca del Diablo

2Co 4:4 En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
Heb 2:14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es á saber, al diablo,
Apoc 12:9; 20:10 Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña á todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Y el diablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde está la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás.
Ef 2:2 En que en otro tiempo anduvisteis conforme á la condición de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia:

f) - La Creación - Creemos que la historia de la creación en el libro de Génesis es literal y no alegórica ni figurativa (Génesis 1 y 2); que Dios personalmente creó los cielos y la tierra (Colosenses 1:16); que milagrosamente originó toda la materia de la nada (Hebreos 11:3); que formó todas las formas orgánicas como creaciones específicas sujetas a cambios limitados dentro de las distintas especies; que ordenó definitivamente a cada una de las especies que produjera según su género (Génesis 1:25); que formó al hombre (Adán) de la tierra, no por un proceso de evolución, sino por un hecho instantáneo, y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre fue un ser viviente (Mateo 19:4-6).

Versículos acerca de la Creación

Col 1:16 Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles é invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él.
Mt 19:4-6 Y él respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, macho y hembra los hizo, Y dijo: Por tanto, el hombre dejará padre y madre, y se unirá á su mujer, y serán dos en una carne? Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre.
Heb 11:3 Por la fe entendemos haber sido compuestos los siglos por la palabra de Dios, siendo hecho lo que se ve, de lo que no se veía.
Ge 1:25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que anda arrastrando sobre la tierra según su especie: y vio Dios que era bueno.

g) - El Hombre - Creemos que el hombre fue creado en santidad, a imagen y semejanza de Dios, sujeto a la Ley de su Hacedor; que es diferente a todas las demás criaturas visibles e invisibles, fue dotado de conocimiento, justicia y voluntad para que pudiera enseñorearse de la Creación visible y procrear el género humano, todo para la gloria de su Creador (Génesis 1:26-27); que de aquel feliz estado cayó por la transgresión voluntaria (Génesis 3), quedando desprovisto de la justicia y santidad que poseía (Isaías 53:6), por cuya causa todo el género humano es ahora pecador, no por fuerza, sino por naturaleza, hallándose enteramente desprovisto de la santidad que exige la Ley de Dios, positivamente inclinado a lo malo y, por lo tanto, bajo justa condenación, sin defensa ni disculpa que lo justifique (Romanos 1:21-23; 3:10, 23).

Versículos acerca del Hombre

Ge 1:26-27 Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Y creó Dios al hombre á su imagen, á imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Isa 53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.
Ro 1:21-23 Porque habiendo conocido á Dios, no le glorificaron como á Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fue entenebrecido. Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes.
Ro 3:10, 23 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios;

 

h) - La Salvación (A)

1.- La Expiación: Creemos que la muerte de Cristo tuvo como objeto la expiación de los pecados de todos los seres humanos (Isaías 53:4-5)—aunque dicha verdad es únicamente aplicable en la medida en que cada hombre particular e individualmente acepte dicha expiación como una necesidad personal (Romanos 10:9-10)—y que sólo en virtud de los méritos de Su muerte puede el hombre ser reconciliado con Dios y plenamente salvado (Hechos 4:12).
2.- El Arrepentimiento y la Fe: Creemos que el arrepentimiento y la fe son inseparables requisitos de la salvación (Marcos 1:15; Lucas 13:5), mediante los cuales, profundamente convencidos de nuestra culpa, peligro e impotencia, nos volvemos a Dios contritos y humillados confiando en Jesucristo como Salvador único y suficiente (Juan 16:8-11); que la fe, no muerta, produce buenas obras externas, que Dios ha prometido galardonar, si no son hechas con engaño ni sobre la base de méritos propios (Gálatas 2:16); que tales obras glorifican a nuestro Padre Celestial, y como hijos creados en Cristo Jesús tenemos el deber de hacerlas, pues han sido preparadas por Dios para que andemos en ellas (Ef2:8, 10).

Versículos acerca de la Salvación (Expiación y Arrepentimiento y fe)

Isa 53:4-5 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados.

Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado á los hombres, en que podamos ser salvos.
Ro 10:9-10 Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia; mas con la boca se hace confesión para salud.
Mr 1:15 Y diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio.
Lu 13:5 No, os digo; antes si no os arrepintiereis, todos pereceréis asimismo.
Ga 2:16 Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada.
Juan 16:8-11 Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio: De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí; Y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; Y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo es juzgado.
Ef 2:8, 10 Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas