Inicio Euskara Castellano

Inglés

Predicamos a Cristo

Predicar a Cristo no se trata de una nueva religión. Es el mensaje del Evangelio. Es predicar a Jesucristo, nacido en Belén, de la virgen María, por la obra y gracia del Espíritu Santo de Dios. Es el mensaje de Su ministerio, Sus milagros, Sus enseñanzas, y Su muerte redentora en la cruz. Es el mensaje de Su resurrección, Su ascensión a los Cielos y Su obra intercesora ahora ante el Padre.

¡Este mensaje puede transformar su vida para siempre!

a) - Las Sagradas Escrituras - Creemos en la inspiración verbal y plenaria de las Escrituras, según fueron dadas por Dios en sus manuscritos originales (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:19-21) y que, por lo tanto, éstas están preservadas (Salmo 119:89) y completas (Apocalipsis 22:18-19); son infalibles e inerrantes (Juan 17:17), dignas de toda confianza, siendo nuestra suprema y única autoridad en todo lo concerniente a nuestra fe y conducta (Salmo 19:7-11).

Versículos acerca de la doctrina de las Sagradas Escrituras

2Ti 3:16 Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia,
2Pe 1:19-21 Tenemos también la palabra profética más permanente, á la cual hacéis bien de estar atentos como á una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca, y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones: Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación; Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo.
Juan 17:17 Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad.
Salmo 19:7-11 La ley de Jehová es perfecta, que vuelve el alma: El testimonio de Jehová, fiel, que hace sabio al pequeño. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón: El precepto de Jehová, puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová, limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal. Tu siervo es además amonestado con ellos: En guardarlos hay grande galardón.
Salmo 119:89 LAMED. Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos.
Ap. 22:18-19 Porque yo protesto á cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere á estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.

b) - El Dios Verdadero - Creemos que hay un solo Dios (Deuteronomio 4:39), vivo y verdadero, personal, eterno, santo (Isaías 6:3), perfecto en justicia, infinito en poder (Mateo 19:26), sabiduría y bondad, el cual es hacedor y sustentador de todo cuanto existe (Génesis 1:1, 26-27); y que en la unidad de la Divinidad existen tres personas: el Padre (1 Corintios 8:6a), el Hijo (1 Corintios 8:6b) y el Espíritu Santo (Juan 15:26), los cuales son iguales en sustancia, atributos divinos y gloria (Mateo 28:19;1 Corintios 12:3-6).

Versículos acerca de la doctrina del Dios Verdadero

Ge 1:1; 26-27 EN el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra. Y creó Dios al hombre á su imagen, á imagen de Dios lo crió; varón y hembra los crió.
Mt 19:26 Y mirando los Jesús, les dijo: Para con los hombres imposible es esto; mas para con Dios todo es posible.
Mt 28:19 Por tanto, id, y doctrinad á todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:
De 4:39 Aprende pues hoy, y reduce á tu corazón que Jehová él es el Dios arriba en el cielo, y abajo sobre la tierra; no hay otro.
Joh 15:26 Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.
1Co 8:6 Nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él.

Isa 6:3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos: toda la tierra está llena de su gloria.
1Co 12:3-6 Por tanto os hago saber, que nadie que hable por Espíritu de Dios, llama anatema á Jesús; y nadie puede llamar á Jesús Señor, sino por Espíritu Santo. Empero hay repartimiento de dones; mas el mismo Espíritu es. Y hay repartimiento de ministerios; mas el mismo Señor es. Y hay repartimiento de operaciones; mas el mismo Dios es el que obra todas las cosas en todos.

c) - El Señor Jesucristo (A)

1.- Su Identidad: Creemos que Jesucristo es el Unigénito Hijo de Dios, quien existe eternamente con Dios (Juan 1:1); que es el Salvador a quien Dios envió al mundo para redimirnos (Romanos 9:5).
2.- Su Encarnación: Creemos que Jesucristo es Dios manifestado en carne (Juan 1:14-18); que en Él concurren dos naturalezas: la divina con todos sus atributos y la humana en su absoluta perfección, constituyendo, sin embargo, una sola persona indivisible (Filipenses 2:5-11).
3.- Su Nacimiento Virginal: Creemos que vino a la tierra en la carne mediante Su Nacimiento Virginal, no teniendo padre terrenal, siendo concebido en la Virgen María por el Espíritu Santo (Isaías 7:14; Gálatas 4:4; Mateo 1:18)

Versículos acerca de la doctrina del Señor Jesucristo (su identidad, encarnación, y nacimiento de la virgen)

Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Ro 9:5 Cuyos son los padres, y de los cuales es Cristo según la carne, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

Juan 1:14-18 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es del que yo decía: El que viene tras mí, es antes de mí: porque es primero que yo. Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia por gracia. Porque la ley por Moisés ge dada: mas la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha. A Dios nadie le vio jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le declaró.
Fil. 2:5-11 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual á Dios: Sin embargo, se anonadó á sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante á los hombres; Y hallado en la condición como hombre, se humilló á sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le ensalzó á lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre.

Isa 7:14 Por tanto el mismo Señor os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y parirá hijo, y llamará su nombre Emmanuel.
Ga 4:4 Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito á la ley,
Mt 1:18 Y el nacimiento de Jesucristo fue así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido del Espíritu Santo.

El Señor Jesucristo (B)

4.- Su Vida: Creemos que vivió una vida de absoluta impecabilidad (1 Pedro 2:22), siempre sujeto a Su Padre, quien acreditó Su procedencia por medio de los milagros y obras que hizo (Juan 5:36; Mateo 17:5)
5.- Su Muerte: Creemos que murió crucificado en el monte llamado Calvario, en sustitución de los hombres (2 Corintios 5:21), sufriendo así toda la ira de Dios sobre el pecado y pagando en lugar del género humano (Romanos 3:21-26).
6.- Su Sangre: Creemos que Su Sangre derramada por Su muerte en el Calvario es la única propiciación por los pecados de los hombres (1 Pedro 1:18-19) y que es suficiente para limpiar los pecados de todo el mundo (1 Timoteo 2:6; 1 Juan 2:2).

Versículos acerca de la doctrina del Señor Jesucristo (su vida, muerte, y sangre)

Juan 5:36 Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan: porque las obras que el Padre me dió que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me haya enviado.
Mt 17:5 Y estando aún él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento: á él oíd.

1Pe 2:22 El cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca:

Ro 3:21-26 Mas ahora, sin la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, testificada por la ley y por los profetas: La justicia de Dios por la fe de Jesucristo, para todos los que creen en él: porque no hay diferencia; Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios; Siendo justificados gratuitamente por su gracia por la redención que es en Cristo Jesús; Al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento á haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
2Co 5:21 Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 1Ti 2:6 El cual se dio á sí mismo en precio del rescate por todos, para testimonio en sus tiempos:

1Pe 1:18-19 Sabiendo que habéis sido rescatados de vuestra vana conversación, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro ó plata; Sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación:
1Juan 2:2 Y él es la propiciación por nuestros pecados: y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

El Señor Jesucristo (C)

7.- Su Resurrección: Creemos que resucitó corporalmente del sepulcro al tercer día, conforme a las Escrituras (Mateo 28:6), y que apareció a muchos testigos (Lucas 24:46-48), siendo Primicias y Esperanza de Inmortalidad y Vida Eterna para todos los salvados por Él (Hechos 17:31; 1 Corintios 15:17).
8.- Su Ascensión: Creemos que ascendió al cielo corporalmente, de donde había salido (Hechos 1:9-11), y ahora se encuentra a la diestra del Padre, intercediendo por nosotros (Romanos 8:34).

Versículos acerca de la doctrina del Señor Jesucristo (Su Resurrección y ascensión)

Mt 28:6 No está aquí; porque ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.
Lu 24:46-48 Y les díjo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas.
Hechos 17:31 Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón al cual determinó; dando fe á todos con haberle levantado de los muertos. 1Co 15:17 Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados.

Hechos 1:9-11 Y habiendo dicho estas cosas, viendo lo ellos, fue alzado; y una nube le recibió y le quitó de sus ojos. Y estando con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él iba, he aquí dos varones se pusieron junto á ellos en vestidos blancos; Los cuales también les dijeron: Varones Galileos, ¿qué estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.
Ro 8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.